¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el 09.03.16 23:25.

[Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Nuria Bausà el 10.05.16 18:36

Había transcurrido algo más de una hora desde que había anochecido. Nuria había despertado sin hambre, así que comenzó a trabajar de inmediato con la información que Daima había dejado para ella en su casa. Iba confirmando a los asistentes por teléfono, marcando en la agenda quién venía, quién tenía el recado guardado por algún ghoul o criado, y a quién tendría que volver a llamar.
En un momento dado, Nuria se percata de que está leyendo el nombre y el número de teléfono de un Ventrue con el que nunca ha tratado.
- Se trata de un hermano del clan... -murmura para sí misma sin poder evitar caer en la tentación de querer conocerle.
A Nuria le encanta charlar, pero esas llamadas telefónicas son un auténtico horror. No entabla conversación con nadie, sólo realiza un trabajo que normalmente delegaría en un ayudante. Pero lógicamente Daima no querrá que un criado o un ghoul accedan a su agenda privada... Seguramente ni siquiera querría que las viese otro Vampiro sin su permiso.
De todas formas la agenda no contiene información sobre los refugios secretos de los Vástagos de Barcelona, sólo los lugares donde es más probable localizarles. Dominios, trabajos o sitios que simplemente frecuentan.
Pero aun así es la clase de información que no puede caer en manos de ningún humano.
Nuria marca en el teléfono de su despacho desde las bodegas el número que aparece al lado del nombre "Lancelot, Ventrue". No sabe de qué conoce Lancelot a Daima ni a dónde está llamando exactamente, pero tiene claro que se ha ganado un descanso y que le apetece salir de su bodega.
- Buenas noches, ¿hablo con Lancelot? -pregunta en cuanto escucha que el auricular se ha descolgado. Lógicamente, Nuria no va a revelar información comprometida por teléfono.
avatar
Nuria Bausà


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Lancelot el 11.05.16 16:12

Tan solo despertar ya note la familiar sensación de Hambre, o mas bien debería decir la Sed. La sensación era leve, soportable pero pronto tendría que alimentarme. Con ese pensamiento en mente me levante de mi cama con sabanas de algodón egipcio y me dirigí al aseo. Pensaba en que tendría que hacer esa noche y en si podría encontrar un hueco para alimentarme, no es que tuviera muchas cosas en mente, pero el traslado a Barcelona no había sido un asunto rápido ni de poca importancia, de hecho aún quedaban multitud de flecos por resolver a pesar de tener ya un refugio y algún rebaño en la Ciudad Condal.
Apenas había acabado de asearme cuando escuche sonar el teléfono. Algo extraño, ya que acababa de llegar y no recordaba en ese momento que nadie tuviera ese número. Daima lo tenía, pero la antigua amante de mi Sire había vuelto a Francia, o al menos eso es lo que Philippe me había dicho. Intrigado me coloqué una toalla y descolgué el teléfono.
Una voz femenina sonó al otro lado, era una voz atrayente y con acento catalán o valenciano. Definitivamente no era Daima. Esa voz preguntaba por mi.
-Oui? yo soy Lancelot... ¿Con quien tengo el gusto de hablar? - Definitivamente debía encontrar un sitio donde montar un negocio o donde poder recibir gente fuera de la intimidad de mi refugio, tome nota mental de ello.
avatar
Lancelot


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Nuria Bausà el 13.05.16 16:32

Nuria sonríe de oreja a oreja al escuchar el deje francés.
- Enchantée, Lancelot, je m'appelle Nuria Bausà.* Daima me ha cedido su agenda de contactos al marcharse de Barcelona para que organice una fiesta en su honor. Tendrá lugar dentro de unos días y figura en la lista. Sería para mí un gran honor poder contar con usted... ¿Puedo tutearle? -juguetea con los piquitos de su corte de pelo estilo flapper mientras habla, alegre como unas castañuelas-. Además, huelga decir que me encantaría conocerle. Daima mencionó que es una persona muy interesante -Daima no habló de él en absoluto, pero todo lo que sea elogiar forma parte de la política de Nuria-. También me transmitió algunas noticias acerca del rumbo que tomará nuestra... hm... digamos política, ya me entiende -suelta una risilla amable. Se refiere a la organización de la Camarilla, pero nunca usa palabras demasiado propias de la naturaleza vampírica si habla por teléfono. Es mejor no arriesgarse a ser oída por algún humano. No tiene claro a dónde ha llamado y sería una grosería preguntar.
Se queda mirando su foto dedicada de John Lennon de la estantería a la espera de una respuesta.

Definitivamente, las noches de Barcelona se están poniendo de lo más interesantes.



*Encantada, Lancelot, yo me llamo Nuria Bausà.


Última edición por Nuria Bausà el 20.05.16 16:15, editado 1 vez
avatar
Nuria Bausà


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Lancelot el 15.05.16 22:07

Definitivamente no estaba preparado para el torrente de palabras que escuche a continuación. Después de una presentación en francés que me arrancó una sonrisa, a fin de cuentas uno no escucha en el extranjero su lengua materna todos los días, y menos con esa corrección y encanto, me dio la razón del porque poseía mi número. Quizás mademoiselle Bausà era la chiquilla de Daima y llevaba sus asuntos aquí. Aunque no tenía noticias de tal cosa. Lo mas seguro es que fuera la "heredera" de su posición y eso hizo medir mis palabras, una Arpía no era cosa de risa, y menos una a la que no conocía.
- Me sentiría honrado de poder asistir a su fiesta mademoiselle Bausà, estoy seguro de que tendremos agradables temas de conversación que tratar - me frote el mentón mientras hablaba, me resultaban extraños e impersonales los teléfonos y me costaba mantener conversaciones con esos aparatos de por medio. Escuché su petición de tutearnos y a pesar de no ser algo muy común tampoco me pareció peligroso - Por supuesto que puede tutearme, pero discúlpeme... discúlpame si en algún momento no lo hago. Estoy ansioso por escuchar esas noticias. No deseo pecar de ansioso y mucho menos de maleducado haciendo algo inapropiado. Pero esta noche debo ir al centro, quizá si te encuentras por la zona te apetecería intercambiar unas palabras conmigo. Me agrada poner cara a las personas con las que hablo.

La mujer de la voz y su risita me habían intrigado. Sobre todo con su referencia a Daima. Me preguntaba que podría haberle contado de mi, y mas teniendo en cuenta la poca relación que ambos tuvimos.

Espere ansioso la respuesta de Nuria Bausà, ¿aceptaría la invitación?
avatar
Lancelot


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Nuria Bausà el 18.05.16 17:33

Nuria percibe cómo la sonrisa que le ha sacado a Lancelot modula el tono de sus palabras. Deja de jugar con el pelo y comienza a cerrar las agendas y los papeles en silencio mientras le escucha sin hacer ruido ni interrumpir.
- ¡Espléndido! Entonces te veré en la fiesta -asiente varias veces. Se le vuelve a escapar el pelo. ¿Por qué no esperó Diana a que se le hubiese pasado la fiebre por el look flapper? De haber sido hippy, habría bastado con cortarse el pelo cada noche con un estilo diferente, total, volvería a crecer a la noche siguiente... Claro que entonces necesitaría un peluquero.
Durante un par de segundos, en vez de responder, Nuria se pregunta en qué sala del ático habría podido organizar una peluquería...
- Por supuesto, por supuesto. ¿Qué tal en Las Ramblas? Hay una cafetería monísima con flores frescas en la terraza. A mí también me resulta más agradable poder ver a la persona con la que hablo, siempre digo que algún día se inventarán teléfonos con imagen. Claro que entonces seguro que pasaremos las llamadas al contestador automático porque antes tendremos que arreglarnos, ¿no? -bromea despreocupadamente. Pasa algunas de las tarjetas que tiene (y son muchas, ya que le vienen bien tanto por negocio como por... bueno, en realidad casi todo es por negocio, que le deban favores, o que obtenga más clientes) y localiza el nombre de la cafetería y la dirección-. ¿A qué hora te viene bien a ti? Yo soy mi propia jefa y puedo escaparme en cualquier momento.
avatar
Nuria Bausà


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Lancelot el 19.05.16 14:11

La respuesta de Nuria se hizo esperar unos segundos, no fui capaz de adivinar si eso se debía a un intento por intrigarme o a que se lo estaba pensando. Quien sabe, quizá tendría tantas cosas en la cabeza con lo de la fiesta que se encontraba ocupada o con su atención dispersa. Espere pacientemente su respuesta y me sentí aliviado cuando fue afirmativa.
- Me parece perfecto mademoiselle - me agradaban los cafés, me recordaban viejos tiempos, aunque las flores la verdad es que me traían sin cuidado. Escuché su despreocupada broma e imagine a señoras en chándal maquilladas y peinadas como si fueran una boda atendiendo un teléfono así, con educación seguí su broma - Quien sabe puede que al ritmo que avanzan los inventos no tardemos en verlo... y sera momento de invertir en contestadores automáticos.

Escuché su pregunta y estudie mentalmente mis opciones. Aún no controlaba la ciudad y toda estimación de tiempo prefería hacerla con margen. También quería alimentarme pero pronto desestime hacerlo antes del encuentro ya que no querría hacer esperar a Nuria. Mire mi reloj de bolsillo que descansaba en la mesa y conteste.

- Por suerte yo también soy mi propio jefe y aunque no lo fuera una hermana o hermano de clan siempre tendrían prioridad sobre mi tiempo. ¿Te parece bien en una hora? - cogí el bloc de notas y el bolígrafo que estaban al lado del teléfono y me dispuse a apuntar la dirección - ¿Me podrías dar alguna seña o pista de como podré reconocerte?
avatar
Lancelot


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Nuria Bausà el 20.05.16 11:58

Nuria, encantada por haber descubierto la existencia de un hermano de clan dispuesto a charlar con ella y a seguirle la corriente, está encantadísima.
- ¿Dentro de una hora? ¡Por supuesto! Encantador... Me agrada muchísimo que tus prioridades incluyan nuestros asuntos -Arpía o no, Nuria se siente muy orgullosa de pertenecer al clan Ventrue, y cualquier Ventrue que manifieste lealtad al clan será santo de la devoción de Nuria-. ¿Para reconocerme? Hm... ¿Viviste los años veinte? Cuando las chicas llevaban el pelo y las faldas cortos, se relacionaban con las familias de mafiosos y todo el mundo las miraba muy mal porque bebían, fumaban y conducían. Me temo que llevo su mismo look, soy como una flapper -se echa a reír por hacer algo-. ¡Oh! Pero con guantes. ¿Cómo te reconozco yo?
Nuria siempre lleva sus guantes.

Después de eso, Nuria se despide amablemente de Lancelot e intercambia con él algunas frases de cortesía en francés. Recoge todas sus agendas, ordena sus papeles, guarda todo bajo llave en su cajón y luego va a por sus cosas.
Se arregla, y justo antes de salir por la puerta recuerda que tiene un invitado en la bodega. Garabatea una nota para Musashi y le da instrucciones al criado que se encarga de las citas para que se la haga llegar.
"Alberto, sal a conocer la ciudad, nos veremos hacia el final de la noche".

Finalmente, Nuria acude a la cafetería de las Ramblas en su coche. El chófer para delante y ella cotillea por la ventanilla en busca de Lancelot jugueteando con un collar de perlas que lleva enroscado al cuello al estilo de los años veinte.
"Y eso que aquella no fue mi época..." se dice antes de bajar del coche.
avatar
Nuria Bausà


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Lancelot el 20.05.16 17:50

Nuria parecía animada y emocionada ante el encuentro, cosa que me encantó. Siempre es mas fácil causar buena impresión bajo esas circunstancias y un servidor cree firmemente que la primera impresión siempre guiará hacía donde ira una relación.
Escuché atentamente la descripción que me dio Nuria y aunque no tenía ni idea de lo que era una flapper si que la tenía de la moda de los años 20. Recordaba bien esa época y sus mujeres, ¡Ah! el viejo París de los años 20.
- Si te soy sincero desconozco lo que es una flapper, pero si que viví esa época, sabre reconocerte - Me llamó poderosamente la atención lo de los guantes, pero yo no era quien para indagar en sus secretos por lo que me guarde la lengua - ¿Para reconocerme a mi? soy muy alto y llevo un anillo de plata bastante característico, pero por si no es suficiente te diré que vestiré un traje con chaleco azul marino. Es algo poco común hoy en día, así que no tendrás dificultad. Además siempre llevo reloj de bolsillo así que se ve la cadena.

Dicho eso nos despedimos en francés y una vez colgado el teléfono me dispuse a vestirme. escogí un traje azul marino con un chaleco del mismo color. Un chaleco especial de hecho, un regalo de mi Sire que poseía estampadas unas discretas flores de lis en un tono mas oscuro. Una vez vestido comprobé la dirección una ultima vez, cogí mi abrigo y salí por la puerta.

No me costo encontrar un taxi, el cual me llevo rápidamente a la dirección dada. La verdad es que me sorprendió llegar tan pronto, pero curiosamente no había mucho tráfico. Tendría que esperar pero no me importaba. Pedí al camarero una taza de café solo y me senté en la terraza. Busque un asiento que me permitiera controlar la calle y a quién se acercara y que a la vez me permitiera mantener mi espalda contra la pared, deformación profesional supongo y me dispuse a esperar a Nuria Bausà.
avatar
Lancelot


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Nuria Bausà el 20.05.16 19:08

Desde la ventanilla, Nuria localiza a un hombre con el aspecto y las joyas con que Lancelot se describió. Le da un aprobado a su estilo casi de inmediato. Oh, y el detalle de las flores de lis... ¡Tan francesas! ¡Tan propias de la aristocracia...! Nuria asiente, deja de juguetear con el collar y por fin baja del coche.
No puede decirse que sea una mujer increíblemente agraciada, más bien es normalita, pero se ha asegurado de que su corte de pelo bob y su ropa estén impecables, así como el maquillaje. Su entrada no es espectacular, pero tampoco pasa desapercibida.
En cuanto ha puesto un pie en el café, respira hondo. El olor de las flores frescas, los dulces y la gente despreocupada resulta increíblemente intenso para un vástago... Sobre todo para una vinatera aficionada a los detalles y a los matices.

Desde su asiento, Lancelot puede ver que Nuria le muestra una gran sonrisa llena de alegría al camarero que la atiende acurrucada en el interior de su abrigo de piel, del cual percibe más la comodidad y el tacto que el calor, y, finalmente, accede a la mesa donde él la espera.
- Un chaleco precioso -se gira hacia el camarero que la ha acompañado para despedirlo-. Garçon, je prendrais un café au lait, oui? -por supuesto, Nuria ha escogido un café de origen francés. En cuanto el camarero se va, Nuria vuelve a dirigirse a Lancelot-. Lancelot, ¿verdad? -esboza su habitual sonrisa de buen humor desde su metro sesenta y cinco de estatura.
avatar
Nuria Bausà


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Lancelot el 21.05.16 18:15

El aroma del café recién servido inunda mi olfato, me inclino levemente e inspiro profundamente... Un olor delicioso que me transporta a otra época y establecimiento. Es una pena que no pueda disfrutar ya de ese pequeño placer, pero me consuelo con el aroma y el calor que desprende la taza. Acaricio la cerámica de la taza permitiendo que caliente mis frías manos y observo la calle. Un lujoso coche no tarda en parar delante del establecimiento y de él baja quien identifique inmediatamente como Nuria Bausà.
No es una mujer muy alta ni tremendamente hermosa pero sin duda es llamativa y atractiva. Su estilo y sus modales contribuían a no apartar la mirada de ella y reafirmaron mi opinión formada durante la conversación por teléfono de que era un vendaval. Debido a su aspecto y a lo poco que había visto de ella me parecía mas joven que yo y el tipo de hermana de clan proveniente de comerciantes y no de aristócratas. Esto último no solía agradarme pero tampoco me influiría a la hora de tratar con ella y en cuanto a la edad... Bien podría estar equivocado así que tampoco le di mas importancia.
En cuanto se acercó a mi mesa con el camarero detrás como un cachorrillo me levanté con una enorme sonrisa y le ofrecí la mano para tomar la suya y acercarla a mi labios sin tocar. Acto seguido mientas escuchaba sus palabras retire la silla para que pudiera sentarse. Me gustaba seguir comportándome como un caballero a pesar de que no se estila en estos nuevos tiempos.
 - Efectivamente mademoislle Bausà - una vez ella tomo asiento, yo volví al mio - Me alegra que te guste, es un viejo regalo que me encanta usar, sobre todo en las primeras citas, en mi opinión son este tipo de pequeños detalles los que quedan en la memoria... como tus guantes - no pude evitar referirme a sus guantes, un pequeño toque de distinción y estilo pero que sin duda guardaba algo mas - Pero dime hermana mía ¿como está la bella Daima? Tengo entendido que se ha marchado de la ciudad, una pena ya que deseaba presentarle mis respetos.
avatar
Lancelot


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Nuria Bausà el 25.05.16 21:43

Nuria le echa un ojo a sus propios guantes. No son los de la noche anterior, esos se rompieron (aunque Nuria no tiene claro en qué momento sucedió), pero estos también están bien. Seda de color verde mar. Nuria tiene la manía de llevar siempre las manos cubiertas.
- Encantador... -asiente. Le han agradado las maneras de Lancelot y su forma de hablar. Cualquiera que sea capaz de comportarse como un caballero agradará siempre a esta dicharachera Arpía Ventrue-. Oh, Daima... La vi anoche antes de que se fuera. Estaba apenada por irse, pero la vi muy bien. Sus ojos son como los de una pantera, ¿no es así? Me habría gustado mucho verla bailar. Me habló sobre la danza árabe, ¿tú la has podido ver actuar? Apuesto a que en estos momentos está dejándose maquillar para alguna actuación en París.

Nuria recibe su café con leche de manos del camarero, que se muestra encantado de tener a los dos elegantes Ventrue en su terraza.
- Merci -esboza media sonrisa mientras respira hondo. Nuria evalúa la calidad y el precio del café en base a las pistas que le ofrece el aroma. Se acostumbró con el vino, y ahora sigue con la sangre... Pero, ¿para qué mentir? Aquellas semillas machacadas empapadas en leche no son nada en comparación con un mordisco en el antebrazo de un donante mimado-. Se ha ido de manera muy repentina, es cierto. A mí me habría gustado conocerla mejor, de hecho quizá vaya a visitarla... Pero por lo pronto me ha dejado una gran tarea por aquí. Supongo que conoces la función que tenía Daima en nuestra sociedad... -no es ningún secreto que Daima era una Arpía-. Me ha pasado el testigo. Todavía no se ha hecho público, pero supongo que en la fiesta del Sábado comenzará a ser evidente... No es que sea un puesto que normalmente se herede, más bien se gana, pero me agrada contar con Daima como mentora.
Nuria se queda mirando el azúcar hasta que se decide a coger un par de terrones y volcarlos en el café. Observa cómo se desmorona la forma del terrón y cómo se disuelven las pequeñas partículas hasta quedar completamente mezcladas con la bebida. Es un proceso completamente cotidiano pero que lleva años sin presenciar.
avatar
Nuria Bausà


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Lancelot el 26.05.16 3:16

Observe como Nuria se comprobaba los guantes y por un segundo pensé que igual mi comentario fue indiscreto o fuera de lugar, pero su reacción siguiente y sobre todo el torrente de palabras que salio de ella me hizo olvidar los guantes. Por teléfono mi compañera ya me había parecido dicharachera, impresión que me había confirmado antes de que le hubieran traído el café. De todas formas era de agradecer su trato, las arpías solían ponerme nervioso así que cuanto mas fácil fuera la conversación con una de ellas mejor.
- ¿Ojos de pantera? nunca lo había visto así... aunque es cierto que posee una mirada felina muy hipnótica - y por lo que sabía los ojos no era lo único que tenía de pantera, conocía de buena mano que el genio de la Toreador enfadada también lo era La he visto actuar en unas cuantas ocasiones, mi Sire era habitual de su circulo y cuando yo estaba en París acostumbraba acompañarle a verla actuar. ¿Que decir sobre su arte? es inenarrable... aparece en medio de un juego de luces y sombras, rodeada de vaporosos velos que ocultan a medias sus rasgos y figura, cuando comienza a sonar la música y danzar resulta hipnótico, aparece y desaparece ante tus ojos con una belleza, un equilibrio y una habilidad que no puede menos que dejarte embelesado - y me calle lo demás, no era plan de comentar a una dama los efectos que incluso en un cuerpo muerto provoca ese tipo de danza, por no olvidar quien era Daima y que no quería causar una mala impresión a Nuria.

Cuando el camarero poso el café de Nuria ella lo despidió con un "Merci" lleno de gracia y centro su atención en la bebida. Respiro el aroma y parecía concentrada. Me agradó comprobar que yo no era el único que aún disfrutaba con aquella clase de aromas mortales así que la deje disfrutar del momento respetuosamente. Cuando la atención de la Ventrue pareció volver conmigo continué con lo que decía antes.

- De todas formas estoy seguro de que no llegaremos echarla de menos gracias a ti Nuria, al igual que estoy seguro que disfrutaremos de tus artes tanto como de las suyas - sonreí a mi interlocutora y espere que mi halago hiciera efecto, reconozco que nunca pude evitar soltar cosas así en compañía femenina, costumbres de uno. Escuche atentamente la confirmación de lo que suponía, que Nuria era la nueva arpía Permíteme felicitarte por tu nuevo puesto entonces hermana mía, ya que como bien dices es un puesto que se alcanza por méritos. Pero debo hacerte una pregunta, como bien sabes Daima no ha sido nuestra única baja en estos últimos tiempos y deseaba honrar a nuestras tradiciones presentándome a la autoridad competente ¿me harías el favor de darme sus señas o las de nuestro mayor lugar de encuentro? - no deseaba sonar maleducado ni que pensara que despreciaba su compañía, pero siempre había sido escrupuloso con nuestras tradiciones y aunque solo llevaba un par de noches en la ciudad deseaba cumplir con la Quinta Tradición cuanto antes, así que intente preguntar por el Príncipe y el Elíseo de la forma mas discreta posible.

Comprobé que Nuria de nuevo se quedaba embelesada con su café, esta vez parecía abstraída con los azucarillos y eso ya me pareció mas raro, parecía que no se concentraba con facilidad en una cosa aunque eso bien podría ser una estratagema para captar información o quien sabe que. Incómodo me moví en la silla.

- Por cierto, me has dicho que la fiesta era el Sábado... ¿he de saber algo más sobre el evento? normas de etiqueta, llevar algo en especial... También querría decirte que espero poder charlar con la anfitriona un rato, me agradaría conocerte mejor sin tener que contener mi lengua en ciertos asuntos.
avatar
Lancelot


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Nuria Bausà el 27.05.16 13:54

Nuria deja de prestarle atención a la comida, ese fenómeno que ya sólo recuerda lejanamente, y se centra en las palabras de Lancelot. Asintió, Daima tenía un efecto hipnótico, ciertamente.
- ¡Qué bonito! -Nuria da un par de aplausos con entusiasmo. Es discreta, y además los guantes amortiguan el ruido, de tal manera que el resultado no es escandaloso. Por la expresión con que escucha a Lancelot parece que se queda con las ganas de ver el espectáculo. De hecho, parece tener mucho interés en las actuaciones en directo en general-. Definitivamente tengo que ir a París. Estoy segura de que me ofrecerá entradas -se le escapa una risita. Reconoce en su acompañante la cautivación causada por la belleza femenina, y se ríe un poco más al considerarlo como algo simpático.

- Tengo mucha confianza en todo este asunto, ¿sabes? Pienso que se me abren muchas puertas y que va a ser una experiencia de lo más interesante -no quería sonar prepotente, pero tampoco quería fingir una modestia que en ese momento resultaba innecesaria-. Te lo agradezco mucho, confío en no defraudarte. De hecho, cuando te apetezca puedes venir a mi bodega. Soy consciente de que tus gustos serán tan refinados como los de cualquier otro hermano del clan, pero te mostraré mi reserva... A mis donantes, quiero decir, para que escojas libremente sin tener que dar explicaciones. ¡Ah, pero no quiero incomodarte ahora! -Nuria abrió su bolso. Extrajo una cajita con tarjetas y le ofreció una de ellas a Lancelot. Era de "Bodegas Bausà"-. En cuanto al contacto con Daima... Te apuntaré su número por aquí detrás. Seguro que se alegrará de saber de ti. Y nuestro Elíseo... Oh, eso no es necesario apuntarlo. Tenemos uno en la Universidad de Barcelona. Nuestro primogénito, Roger de Montclar, estará muy contento de recibirte. ¡Toca el piano! -Nuria niega. Guarda sus cosas cuidadosamente para que las tarjetas no se desparramen dentro del bolso y reconduce la conversación al objetivo principal-. Por supuesto. Es una reunión de etiqueta. Podrán asistir ghouls o criados. Habrá bebida procedente de mi bodega, y también algún que otro espectáculo. Daima tenía sus contactos y lo ha dejado todo preparado... ¡Oh! Y, por supuesto, puedes hablar conmigo de lo que te apetezca. Me encanta charlar -no hace falta que Nuria jure tal afirmación.
Se atusa el pelo y finge que le da un par de sorbitos al café sin que sus labios lleguen a transferirle pintura a la taza de porcelana.
avatar
Nuria Bausà


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Lancelot el 28.05.16 14:46

La entusiasta reacción de Nuria apartó de mi mente los pocos temores que podría haber tenido de incomodarla. Sus aplausos y risa me sorprendieron y me reafirmaron en la opinión de que tenía un autentico vendaval enfrente. Me moví en la silla y mire a mi alrededor por si alguien se fijaba en nosotros y al comprobar que no volví centrar mi atención en Nuria a la que dedique mi mejor sonrisa.
- Sin duda es una oportunidad única y de grandes posibilidades - le reconocí, dispuesto a llegar un poco mas lejos me atreví a sincerarme un poco - Aunque he de reconocerte que las Arpías me han puesto siempre un poco nervioso... no te lo tomes a mal por favor pero de todas formas eres una hermana de clan y me pareces muy agradable ¿quién sabe? puede que cambies mi percepción de las Arpías - posiblemente no era lo mejor que se podía decir a alguien de esa posición, pero la sinceridad calculada solía ser una buena forma de ganarse la confianza de alguien y en los tiempos tumultuosos que vivía la región todos los aliados serían necesarios - Por favor mademoiselle... no me lo agradezcas, no he hecho nada... aún - no pude evitar dejar esa coletilla final, que se le va hacer, a veces soy algo travieso... aunque Nuria no parecía de las que se escandalizaran o se pusieran nerviosas por tonterías así. De todas formas deje el jueguecito y me centre en su ofrecimiento. La invitación a su bodega me tentaba y mucho, sobre todo por la Sed que comenzaría pronto a roer mis entrañas, pero también porque me agradaban ese tipo de establecimientos, no por nada yo tenía uno en mi hogar, aunque mi bodega era exclusivamente de vino. - ¿Posees una bodega? es una deliciosa coincidencia, yo también poseo una en mi hogar, aunque solo comercializo el vino de mi viñedo. Muchas gracias por la invitación de todas formas, creo que te visitare allí muy pronto - recogí la tarjeta que me ofrecía - En cuanto a mis gustos puedes preguntar con total libertad, a diferencia de otros hermanos nunca los he guardado en secreto. No me avergüenzo de ellos si no todo lo contrario ¿acaso no somos los reyes de nuestro pueblo? y el gusto de un rey debe ser refinado, donde otros clanes ven un defecto yo lo veo como una virtud - el nombre de nuestro primogénito me hizo reír de alegría, me alegraba encontrarme a un viejo amigo en la ciudad y mas en un puesto de responsabilidad - ¿El señor de Montclar es nuestro primogénito? Entonces creo que estarás en lo correcto en cuanto a que este contento de recibirme, yo al menos lo estaré de encontrarlo - volví a reír, aunque me puse serio de nuevo cuando Nuria lo hizo y comenzó a hablar de la fiesta - Parece que será un gran evento, ardo en deseos de acudir - Sentencié.

Observe atentamente como Nuria se atusaba el pelo y fingía beber, aunque tal fue su pericia que por un momento pensé que había bebido de verdad y era una de eses pocos Vástagos capaces de ingerir, aunque fuera momentáneamente, algo que no fuera sangre. Reconozco que me dio un poco de envidia, yo si intentara tal cosa acabaría resultando forzado, o peor aún, acabaría tragando de verdad algo y después vendrían las toses y el dolor de estómago y al cuerno con mi imagen de elegante caballero sofisticado. En fin... mejor no hacer experimentos pensé.
avatar
Lancelot


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Nuria Bausà el 02.06.16 16:18

¿De verdad? Ah, es normal. Los cotilleos y las habladurías pueden hacer mucho... Si lo sabré yo -deja escapar una especie de risa que suena más como un resoplido. Al recordar cómo logró el despido de su marido para vengarse tras el divorcio no puede evitar agarrarse el dedo anular... Donde, dicho sea de paso, no hay absolutamente nada a parte del guante de seda-. Pero no debes pensar en las Arpías como en enemigos. Sobre todo teniéndome a mí. Soy leal a nuestro clan. Me siento muy orgullosa de mi Sangre Azul -baja el tono bastante al abordar estos temas, y se suelta el dedo donde llevó el anillo tantos años-, y jamás actuaré en contra de un hermano. De hecho, siempre que pueda apoyarte en algo, lo haré. No lo dudes -lo dice de todo corazón. Aunque bien es cierto que Nuria es así de leal porque le gusta que le deba favores todo el mundo... Pero eso no quita que esté siendo sincera con Lancelot.

Nuria le hace una señal al camarero para que se acerque y le pide canela. Intercambia con el unas palabras rápidas en francés antes de continuar la charla.
¿No te encanta el olor de la canela? Es uno de mis favoritos... Junto con el del vino, claro está -sonríe y remueve el café, que ahora tiene canela espolvoreada por encima. Algunas motas se adhieren a la humedad del mango de la cuchara. En cuanto el camarero vuelve a desaparecer de la vista, Nuria regresa al tema principal de la conversación-. De hecho, tengo dos bodegas. Una con vinos de varios tipos... Me especializo en cavas, pero también elaboro algunos tintos. Oh, vaya, vaya, ¿entonces eres de la competencia? -se ríe, está bromeando. No da la sensación de ser alguien que tema la competencia. Se puede adivinar de un solo vistazo que su negocio marcha bien-. Supongo que tu hogar está en Francia, ¿podría ser? El vino francés siempre fue mi favorito. La otra bodega... Estará abierta para ti cuando quieras. Le diré a mis empleados que te reciban con los brazos abiertos -asiente. Luego se acerca la cuchara a la boca con un movimiento rápido, produciendo la ilusión a cualquiera que haya mirado de refilón de que ha saboreado el café a pesar de que, de nuevo, no lo ha llegado a tocar.

¿Conoces a Roger? Es un cielo, ¿verdad que sí? Me comunicó en persona la noticia de que había sido nombrado primogénito... El anterior era Mijaíl. Quizá le conozcas, lleva en Francia muchos, muchos años. Me alegra mucho saber que te llevas bien con él. Yo tengo pendiente organizar unos carnavales en su nombre... Aunque creo que se le ha debido de olvidar ya, tiene muchas cosas en la cabeza. Creo que de toda la primogenitura él es quien lleva más carga sobre los hombros. Es el más responsable, al fin y al cabo... Somos líderes natos, ¿no es así? La estirpe mira en nuestra dirección cuando se encuentra en apuros y necesita que alguien tome las riendas.
A base de juguetear con la cuchara, Nuria logra poco a poco vaciar la taza. Lleva un rato arrojando parte del café en el interior de un cenicero de agua con movimientos rápidos. El olor a tabaco oculta por completo el de la bebida.


Última edición por Nuria Bausà el 04.06.16 22:29, editado 1 vez
avatar
Nuria Bausà


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Lancelot el 03.06.16 14:43

Me llamo la atención el gesto de Nuria de agarrarse el dedo, pero no pude analizarlo al comprobar que había malinterpretado mis palabras, rápidamente quise aclararlo.
- Jamás quise insinuar que fuerais mis enemigas ni dudar de tu lealtad - me habría gustado poder levantarme para poder enfatizar lo que quería decir después pero para no llamar la atención me conforme con llevarme la mano al pecho y a mirarla a los ojos - Si en algún momento te lo he dado a entender y te he ofendido, te ruego que disculpes a este viejo soldado por no saber escoger mejor sus palabras.

Mi compañera llamó al camarero para pedirle canela, me sorprendía gratamente el dominio y la naturalidad con la que usaba mi lengua materna. Cuando el camarero trajo la canela y ella la espolvoreó un familiar aroma me llego, lo recibí con una media sonrisa y conteste a su pregunta.

- No me atrevería a decir que es de mis favoritos pero si me encanta. Me recuerda al riz au lait... al arroz con leche que tomaba antaño. Aunque nunca la he tomado en café - volvimos al tema de las bodegas, escuchando atentamente lo que producía, era un tema que me gustaba. Con su broma no pude menos que unirme a su risa y le contesté para tranquilizarla - No te preocupes que no creo que nuestros caldos compitan en la misma categoría. Mi bodega esta especializada en vinos regionales como el blanco Condrieu o el tinto de Beaujolais. Siempre quise comenzar con champagne también, pero ahora que no lo puedo probar me siento poco predispuesto ha hacerlo ya- asentí ante su suposición de donde se encontraba mi hogar - En efecto mi hogar esta en la belle France, más concretamente  cerca de Lyon. Si te agrada tanto el vino de mi tierra podría enviarte unas cuantas botellas. Nosotros no podemos disfrutarlo, pero digamos que podría "acompañar" nuestra comida - teniendo en cuenta su bodega de mortales suponía que se daría cuenta al vuelo que me refería al sabor que un buen vino deja en la sangre de nuestros recipientes. Volví al tema de la bodega - Muchas gracias por tu hospitalidad y ofrecimiento, lo cierto es que me encantaría ver algún día ambas bodegas.

Mire con mal disimulado interés sus movimientos con la cuchara. Nuria era una autentica profesional del disimulo. Mire mi café, ya frío, con algo de envidia. Tendría que aprender ha hacer eso.

- Si, conozco a Roger desde hace bastante tiempo, es un buen amigo y un camarada. Me alegro mucho de saber que ha prosperado en su tierra. No se me ocurre mejor candidato para tal puesto. En cuanto a Mijail... ¿Quién de los nuestros en Francia no lo ha conocido? no he tratado en demasía con él, pero lo conozco - Nuria comenzaba a saltar de tema en tema dentro del de la primogenitura, cuando hablo de una fiesta de disfraces decidí intentar centrarnos a ambos, ya que temía acabar perdido. Aún no había ido a la primera fiesta como para empezar a pensar en la segunda No dudo de que llevara toda esa carga, al igual que no dudo en que la llevara con eficiencia y honor. A fin de cuentas somos Ventrue, Regere in sanguine, regere in veritatem est ¿no? - recordé el viejo lema de nuestro clan con una sonrisa - No puedo estar más de acuerdo querida hermana, ¿quien si no nosotros puede liderar y gobernar a los nuestros? y estoy seguro que entre los tres conseguiremos honrar a nuestro Clan y llevar a esta ciudad a una edad dorada, todo por supuesto bajo el liderazgo Ventrue.
avatar
Lancelot


Volver arriba Ir abajo

Re: [Las Ramblas] El olor de la canela (Lancelot).

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.