¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el 09.03.16 23:25.

Musashi: Reunión familiar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Musashi: Reunión familiar

Mensaje por Musashi el 08.05.16 18:54

La noche llegó y desperté con un sobresalto.

Tardé unos segundos en recordar donde estaba, bastante más en tranquilizarme, mi rutina de la última semana. Desde el ataque sabbat...

Las heridas del vientre y el brazo estaban casi curadas pero aún molestaban mientras me arrastraba fuera del improvisado refugio, una cueva natural bajo las raíces de un viejo roble.

No veía a Luna por ninguna parte, no cabíamos los dos en el hueco bajo el árbol y se había fundido con la tierra, el montón de tierra cerca del borde del claro me indicaba que Luna ya había despertado.

Miré a mi alrededor, un solitario pájaro se posaba curioso en una rama, me concentré y trate de imitar el piar de un pájaro -{Tienes algún mensaje para mi}- el pájaro giro la cabeza y voló hacia mi, se posó en mi hombro y pió -{Seguro, amigos cerca, espera}- y salió volando, su misión cumplida.

Ser un condenado era una maldición,... pero había ciertas cosas.Hablar con los animales era algo maravilloso, siempre me había gustado la naturaleza pero, en los últimos meses, me sentía parte de ella, era algo mágico

Luna podía hacer maravillas, invocarlos,darles ordenes, y mucho más. Yo sólo había aprendido a hablarles pero, tal vez por haber estado casi toda mi vida en contacto con ellos, no me tenían ese miedo y recelo que mostraban ante Luna.

Pensé en el críptico mensaje. Luna no era muy habladora, los animales le llevaban mensajes y hace un mes que nos dirigíamos a Cataluña, Luna estaba muy emocionada y no dejaba de hablar de "amigos", había de dejado de recolectar materiales e incluso había sugerido que "cogiéramos" un coche para adelantar etapas.

Por supuesto conduje yo, los cuerpos de la desafortunada pareja que se cruzo en nuestro camino nos acompañaron en el maletero.

La gasolinera..., ahí nos localizó la manada de demonios inhumanos, me estremecí, prefería no pensar en ello

La geografía nunca había sido mi fuerte pero sabía que debíamos estar cerca de Barcelona. Tenía conocidos en Barcelona, un capitán de la Guardia Civil y varios de sus subordinados, que eran de por aquí pero habían estado destinados en Málaga, un par de proveedores de la tienda. Todo aquello me parecía tan lejano.

Escuche ruidos, venían a contraviento, no los había olido. Me tensé recordando a los demonios, pero enseguida me tranquilicé, la risa de Luna acompañaba a, al menos, otras dos personas.

Por si acaso, me coloqué en una zona del claro que me permitiría defenderme o huir, si era necesario y esperé


Última edición por Musashi el 31.05.16 17:39, editado 2 veces
avatar
Musashi


Volver arriba Ir abajo

Re: Musashi: Reunión familiar

Mensaje por Musashi el 24.05.16 12:18

El ulular de un búho resonó dentro del claro con la cadencia adecuada, la señal de Luna de que era ella y todo iba bien. No me relajé ni un ápice.

Luna entró en el claro sonriendo de oreja a oreja, como una cría ilusionada, iba cogida del brazo de un muchacho adolescente, más bajo que ella, con el torso al aíre. Una oleada de irracionales celos me golpeó, y tardé un segundo de más en fijarme en el resto de la compañía

Justo por detrás de Luna y… “Don Niñato Poster Súper Pop”, venía un hombre al que, por un momento, confundí con un oso de lo enorme que era. Medía más de dos metros y era aún más ancho que yo, todo músculo, una espesa melena y barba ocultaban su rostro casi por completo potenciando su parecido con un oso. La ropa que llevaba parecía la típica de los leñadores de los westerns, camisa de cuadros, vaqueros y botas.

Llevaba su enorme brazo sobre los hombros de un tercer vampiro, una mujer de pelo castaño con uniforme caqui del SEPRONA. Pero mi vista se dirigió de inmediato a su rostro, era una Sabbat

Su expresión era bestial, los ojos hundidos, los pómulos marcados y los colmillos permanentemente fuera en una mueca de amenaza. Era el mismo rostro inhumano que había visto en los sabbat que había tenido la desgracia de conocer. Me devolvió la mirada y me di cuenta de que lo único que impedía que se abalanzara sobre mí era el firme apretón sobre sus hombros del hombre-oso

La extraña compañía se detuvo al borde del claro, todos sus ojos, inmóviles, fijos en los mios

Tras unos segundos de tenso silencio Luna se soltó del brazo del “Príncipe de Becquelar” y se dirigió a mi –Ven, sangre de mi sangre, nada tienes que temer pues esta noche es de alegría y familia. Ven, deja que te presente a nuestro padre y hermanos

Me sobresalté, no por el anuncio de que tenía una familia no-muerta, sino por la forma de hablar de Luna. Sabía lo que le costaba superar su lesión y me preocupaban los terribles dolores de cabeza que tendría más tarde.

¿Quiénes eran esos monstruos por los que Luna se esforzaba tanto?

Me cogió suavemente de la mano y me llevó hasta ellos. Si eres cazador, necesitas ser observador. En el breve espacio de tiempo que tardó Luna en guiarme hasta la grotesca parodia de la familia Adams, me fijé en varias cosas:
Lo primero, la adoración que sentía Luna por el joven imberbe, “padre”, evidentemente, al fijarme más fríamente, vi que su piel expuesta a la luz de las estrellas reflejaba dureza, daba la impresión de que un coche que lo atropellara quedaría como si se hubiese estrellado contra una pared. Además presentaba signos de que era un indiscutiblemente un gangrel, aquí y allá presentaba parches de pelo animal que daban un poco de color a su lampiño torso.

 Lo segundo de lo que me di cuenta, por las expresiones de mis “familiares”, es que estaba bien lejos de la “alegría” y “no temer nada”

Luna, sin soltarme la mano, hizo una genuflexión ante el joven, como si estuviera en la corte de un rey medieval y empezó a decir -Padre, te presento a mi retoño, su nomb…-

-Ya sé cuál es su nombre. ¿O acaso crees que no llevo cuenta de tus pecados?

La mano de Luna me apretó con fuerza, y entonces me di cuenta de la tercera cosa que había pasado por alto al fijarme tanto en los recién llegados, detrás de aquella sonrisa y modales de cortesana, Luna estaba muy, muy asustada

La voz del niño antiguo era dulce y fría, asexual

-Se te ordenó pagar un favor. Los patriarcas no están contentos, uno de ellos ha muerto. ¿Porque está vivo?

Ni siquiera me miraba, no apartaba los hijos de Luna. Quería replicarle pero, como si leyera mis pensamientos, Luna me apretó la mano con tanta fuerza que sentí mis huesos crujir

-No está vivo, la petición está cumplida

-Mató a un patriarca

-Y a todos los criados que le protegían, TUS criados, ni siquiera lo vieron venir, ni siquiera pudieron defenderse, es un cazador implacable

Mientras hablaba Luna miraba fijamente a su padre a la vez que se erguía. La voz de Luna estaba llena de orgullo, sonreía, nunca la había oído hablar así de mí y sentí que mi pecho se hinchaba de emoción.

-No tenías mi permiso para crear progenie

La voz de “padre” se había vuelto gélida. Sentí como la mano de Luna temblaba ligeramente

-¿Acaso eres mi príncipe? ¿Acaso debo respeto a las leyes que tú desprecias? Tú me enseñaste “Aquel que es digno sobrevive, esa es la única ley que debemos respetar”

El esfuerzo de Luna para hablar bien, no había sido por ellos, lo había hecho por mí, para defenderme, la emoción de mi pecho se trasladó a mi corazón, y casi pude notar un ascua de calor

-No oses citarme, el aún debe probarse digno ¿o acaso le has apartado de tus faldas por un solo segundo?

Luna abrió la boca pero se había quedado sin habla

El crío, al que cogía más manía por segundos, continuó con su tono aniñado e indignado

-Apesta a ti. ¿No lo sabe verdad?

Luna gimoteó -No por favor… 

¿A que se refería, porque estaba Luna temblando?

-Silencio. No tienes progenie, tienes un esclavo, una mentira

¿Por qué caían lágrimas de sangre por las mejillas de Luna? Nunca la había visto llorar, no soportaba que nadie la hiciera daño… pero necesitaba saber que ocurría

-¿Cuantas veces ha bebido?

Con la cabeza gacha, las lágrimas mojando sus mejillas y su vestido, Luna susurró –Dos…-De pronto se irguió y con voz más firme aunque aún temblorosa añadió –Pero hace más de un año, es libre

-No, no lo es. Pero hoy podrá serlo

Luna retrocedió un paso, asustada –No. Mío- Se concentró, con esfuerzo –Es mío

Por fin, el crio volvió la vista hacia mí

-"Cuando un vampiro bebe de otro se vincula a él, si se bebe tres veces, uno se convierte en un esclavo enamorado. Lo que puedas sentir por Luna es una mentira, un poder de nuestra sangre capaz de esclavizar al más poderoso de los antiguos"

Me quedé en shock, ese crio hablaba un japonés perfecto y lo que me había dicho, no podía ser, miré a Luna y lentamente solté su mano

-¿Honto ka?- Sacudí la cabeza -¿Es cierto? ¿Soy tu esclavo?

-No. No ser- Luna cerro los ojos por el esfuerzo –No eres mi esclavo, al principio bebiste de mí y si fuiste mío, pero he dejado morir la mentira, no he dejado que te alimentes nunca más, eres mi retoño pero tus sentimientos son tuyos

Su cara parecía una máscara de dolor, los finos hilos rojos de las lágrimas contrastaban con su pálida cara. Era como mirar un rostro resquebrajado, pero no me inspiraba lástima. Durante más de un año casi no había pensado en María, mi mujer, Luna había ocupado todos mis pensamientos y ahora me daba cuenta de por qué: Por una mentira

Quería odiar a Luna, pero me di cuenta de que no podía. No importaba cuantos años tuviera, aún era una niña. Una niña sola, que me había condenado y me había salvado en muchas ocasiones. Aun ahora intentaba salvarme, pero esta vez no podría, esta vez dependía de mí

Los japoneses tienen una forma de ver las cosas que yo siempre he seguido: Lo que ha ocurrido esta en el pasado, lo ha de ocurrir ocurrirá, vive el ahora.

Con delicadeza tome la cara de Luna con mis manos y besé su frente 

No llores, no por mí, tú me enseñaste a ser yo mismo, a ser egoísta por si alguien manipulaba mis sentimientos. No te reprocho lo que hiciste, no guardo rencor… Pero desde hoy viajaré sólo

Puse mi dedo bajo su barbilla y levante su mirada hasta que quedo fija en la mía, vio que decía la verdad y lo entendió. Entonces nos abrazamos, como amigos, como iguales

Mire al principito insoportable, con ira. No podía leer su expresión, su intento de enfrentarnos había fallado.

-¿Ves Remí? Aquí tienes un vástago que no se deja llevar por su bestia

Tarde un segundo en darme cuenta de que se dirigía al peludo gigante, este se revolvía incomodo sujetando a la chica bestial

-Permite que te presente a la familia Musashi-san. Este es mi retoño Remí Detou, el hermano pequeño de Luna, y ese ser que sujeta entre sus brazos es, apenas, Marta Abril, ex agente forestal del SEPRONA, ex madre y esposa y, me temo que dentro de poco, ex humanitas

Al oír su nombre, Marta, pareció recobrar algo de sentido, sus facciones aún tenían rasgos bestiales pero sus ojos se enfocaron y dejó de sacudirse.

-Pasa a veces- Siguió el niño con su tono átono –Tan prometedora como le pareció a Remi- sacudió la cabeza con gesto dramático -una rastreadora increíble, siguió a Remi durante dos semanas sin descanso, después de que él matara a su compañero. Con tan mala suerte que se encontró con Remí cuando anochecía.

Un gruñido escapo de la garganta de Marta

-Pero Remí lo hizo bien, la convirtió en su ghoul y me la presentó antes de darle el abrazo, una pena que la bestia sea tan fuerte en ella… pero Remí insiste en que la puede traer de vuelta- Se volvió a Luna –Así que dime, hija mía, ¿qué harías tú? Una niña descarriada con un hijo bastardo…-

Casi sin darme cuenta había saltado hacia él, por suerte Luna me estaba sujetando o no sé qué hubiese ocurrido. El niñato sonrió con sus finos labios y continuó hablando sin interrumpirse, como si yo no hubiese intentado partirle su asexuada cara.

-…y una descendiente legítima que pierde su humanidad por momentos. ¡Contéstame!

La última orden no había sonado átona en absoluto, estaba cargada de fuerza y de odio. Luna retrocedió ante el sonido, temblaba como una niña ante los reproches de su padre. Susurró algo, tan bajo que ni yo, a su lado, pude oírlo.

-¿Qué has dicho?- El niño se apartó de forma exagerada un rizo rubio que se había desplazado hasta su ojo -¿No he oído bien?

Luna había dejado de temblar, levantó la mirada y reconocí a la vampira implacable que me había acompañado todo este tiempo.

-No bastardo. Progenie digna- Luna adoptó su postura de combate, se agachó ligeramente separando un poco las piernas y extendiendo los brazos, sus dedos se alargaban en forma de garras –No matar. Yo luchar

El niño sonrió aún más, sus pequeños dientes perfectos daban a su cara un aspecto cruel

Yo estaba histérico, ¿que pretendía ese monstruito? Los gruñidos de Marta, volvían a aumentar de volumen y Remí la sujetaba con fuerza de nuevo

-Que injusta eres querida, sabes que nunca te haría daño. No, nosotros no lucharemos- Se volvió a Remí y a Marta, con su pequeño dedo señalo a Marta y mirando a Remí dijo –Lo harán ellos


Última edición por Musashi el 31.05.16 17:29, editado 1 vez
avatar
Musashi


Volver arriba Ir abajo

Re: Musashi: Reunión familiar

Mensaje por Musashi el 31.05.16 0:12

Luna temblaba junto a mí, no sé si de rabia o de miedo a perderme. No dejaba de repetirme en un susurro urgente “Confío en ti, Confío en ti,…” como una oración o un mantra budista destinado a protegerme

Me fije que Remí también se dirigía a Marta, al otro extremo de claro, me preguntaba si la desgraciada mujer había recuperado algo de sentido o seguiría gruñendo como un animal

-La medianoche está comenzando, comencemos- La asexuada voz del “principito de Bequelar” hizo que tanto Remí como Luna diesen un respingo ¿Qué poder manejaba ese crío para tener a los dos poderosos vampiros acobardados?

El crío había estado todo este tiempo en medio del claro, mirando al cielo, como la estatua de un extraño querubín. Me dispuse a acercarme al centro, Luna me agarro con fuerza del brazo y me susurró –Recuerda todo lo que te he enseñado

La miré a los ojos de un rojo inhumano, pero llenos de preocupación y asentí, aunque no sabía a qué se refería. Luna siempre había dicho que en tema de lucha y de rastreo no sólo estábamos a la par, sino que incluso la superaba a veces. Lo único que me había enseñado Luna era política de la Estirpe y a mentir ¿Cómo iba a usar eso en una lucha a muerte?

Me acerqué al centro del claro, con paso firme, sin quitar la vista de Marta, quien se acercaba igual, sin apartar la vista de mi
-Esta es mi decisión- Dijo el niñato –Yo Lucien de Navia, del clan Gangrel,- Me di cuenta de que era la primera vez que oía su nombre –Decreto lo siguiente, que mi retoño Luna, ha pecado contra su padre al crear progenie sin su permiso. Por este crimen el castigo es la destrucción de la progenie- Mi corazón dio un vuelco “¡¡QUE!!” –Sin embargo, hemos sabido del valor de la sangre de su sangre, que ha salvado aquello que nos es preciado, que ha protegido las tradiciones y que ha destruido sin compasión a los enemigos de los hijos de Caín, por ello será probado para ser digno de llevar con orgullo el nombre de Gangrel- Si hubiese estado respirando hubiese soltado el aire con alivio, por suerte hacía rato que no tenía nada en los pulmones. –Marta Abril, sangre de la sangre de mi sangre, cada noche sucumbes un poco más a la bestia, ahora mismo dudo si me entiendes o no. Llegado este punto se contempla tú destrucción- Marta gruñó, amenazante, pero sin duda entendiendo lo que decía Lucien –Mi retoño te tiene aprecio, quizá demasiado, pero me ha pedido licencia para poder redimirte. Decreto que Marta se batirá a muerte con Musashi. Musashi decreto que te batirás a muerte con Marta- Marta me miro, sonriendo, con sus caninos desplegados, anticipando la lucha, su cara no parecía tener la más mínima traza de humanidad
-Las reglas serán las siguientes- ¿Reglas? ¿Se refería a esto Luna? –Ambos deberéis demostrar que sois supervivientes. Musashi-san será la presa, partirá con una hora de ventaja. Marta será la cazadora, seguirá a su presa hasta cobrarla. Su presa se defenderá hasta vencer a su cazador. Una vez comience la cacería, todo valdrá para sobrevivir, el que siga en pie al final de la noche será considerado digno hijo de Gangrel. Si el día Llegara, y ambos estuvieseis  vivos, seréis declarados proscritos y todo el clan buscará vuestra destrucción

Ah, claro” pensé, "Eso es"

-¿Lo habéis entendido?- Asentí sin quitar los ojos de Marta, crucé las manos a la espalda y dejé que mi sangre fluyera –Marta ¿lo has entendido?- Con esfuerzo, como si no recordara como hacerlo, Marta asintió con la cabeza

Lucien se apartó del centro del claro, en dirección a Remí y se colocó junto a él, por el rabillo del ojo note más que vi como Luna asentía, viendo lo que iba yo estaba haciendo.

-Que comience la caza- Declaró Lucien

Marta me miro, sus rasgos bestiales contorneados por una brutal sonrisa, con una voz ronca canturreó –Corre, conejito, corre- La miré a los ojos y dije –Marta ¿Cómo se llaman tus hijos?

Su boca se convirtió en una O perfecta de sorpresa, vi como sus ojos se despejaban y antes de que la bestia pudiera volver, sedienta de venganza, ataqué

Una vez que comience la cacería todo valdrá, había dicho Lucien, engaños y mentiras, sobrevivir a cualquier coste, eso era ser un vampiro

Había potenciado mi cuerpo y sacado las garras a mi espalda mientras Lucien terminaba de hablar, la sed me quemaba en la garganta. Mi ataque pilló a Marta totalmente por sorpresa, su piel era dura, pero no lo suficiente para evitar que la arrancara la mitad del cuello. Mi segundo golpe la abrió en canal desde la ingle al esternón, Si hubiese estado viva sus tripas se hubiesen esparcido por el suelo, en cambio mis pantalones y botas se vieron regados por una sangre espesa, casi negra, había rajado su estómago

Marta estaba acabada, sus manos habían empezado a cambiar pero era demasiado tarde, cayó de espaldas, con la mirada perdida. No podía arriesgarme a que se recuperara, era ella o yo… y no quería que sufriera

Justo antes de que mi garra derecha atravesara el pecho de Marta, a la altura del corazón, me pareció escuchar un grito ahogado y un golpe seco, pero no dejé que me distrajesen. Mi mano poblada de garras se clavó en la tierra húmeda del bosque, a través del corazón de Marta

En un espasmo sus garras a medio formar se asieron a mi antebrazo, no podía ser, no podía seguir viva. Miré su rostro y un grito de angustia se ahogó en mi pecho. Su rostro bestial había desaparecido, estaba mirando a los ojos de una mujer que sonreía y lloraba de tristeza, dolor y alegría… lloraba con lágrimas de agua salada. En un susurro dijo -Ángel y Lucía… Díselo… diles…- Asentí, no hacía falta decir nada más

Sus manos, con dedos de mujer, soltaron mi antebrazo y cayeron a sus costados. Mientras retiraba mis manos de su pecho, Marta se descomponía ante mis ojos, pero mi olfato me engañaba, en vez de podredumbre, un olor a flores salía de su cuerpo

En cuestión de segundos me encontraba de rodillas sobre un esqueleto con ropas de guardabosque. No sabía cómo me sentía, confuso, maldito, bendito, todo a la vez pero, sobre todo, inmensamente triste y vacío. Había ganado, pero había perdido

La voz asexuada del crio insoportable, me sacó del estado de shock en que me encontraba  

-Tengo que reconocer que yo estaba equivocado- Levanté la vista hacía él, el muy cabrón sonreía satisfecho, quise arrancarle la cabeza pero, de alguna manera, supe que la bestia no acudiría hoy, se había escondido en lo más profundo de mi alma, asustada. Se volvió hacia Remí, quien yacía boca arriba al borde del claro con la cara y barba empapadas en sangre, sollozando, me acordé del golpe seco que había oído. El crio debía haber derribado al gigante cuando este acudía a ayudar a su retoño  -Al final tenías razón, Marta podía redimirse- Se volvió y se dirigió a Luna pero mirándome a mí, aún de rodillas sobre el cuerpo de Marta –Tú también tenías razón, mi querida Luna- Sonrió aún más –Es implacable





En algún momento de la noche, Remí se me acerco y en un español con un marcado acento francés, me aseguró que no me guardaba rencor y me dio las gracias. Yo asentí. Lucien declaró que yo era digno hijo de Gangrel y digna sangre de su sangre, hizo que aves y diversos animales llevaran la noticia de mi linaje al clan Gangrel. Yo asentí, parecía que no era capaz de hacer nada más

A lo largo de las siguientes noches nos dirigimos al este hacía Barcelona. Lucien y Remí, me instruían en la política del clan mientras pasaban revista en distintos pueblos y montañas, asentamientos Gangrel, uno, dos o tres individuos como máximo, todos los que encontrábamos se dirigían a ellos con reverencia, como soldados a un general

Poco a poco me fui enterando de la vigilancia que  los Gangrel ejercían sobre los accesos a Barcelona, de los ataques relámpago a la retaguardia del Sabbat, de la guerra de guerrillas que había obligado a los demonios inhumanos a retirarse de muchas ciudades. Poco a poco, veía a Lucien con otros ojos… pero me seguía cayendo como un tiro

Lucien me propuso una tarea, complicada, engorrosa y muy, muy peligrosa en Barcelona, me explicó la complicada situación de la ciudad, lo poco que confiaba en el primogénito Gangrel, al que consideraba un perro castrado, y lo importante que era para el clan que la ciudad no cayera en las manos del Sabbat. Por supuesto me negué, era un Gangrel, y como tal, libre. Pero Luna me rogó que aceptara, ahora ya no podía protegerme y sabía que en Barcelona estaría bien, “Segura” repetía

Finalmente acepté, echaba de menos las comodidades de la ciudad y, si las cosas iban bien, Barcelona sería más segura contra el Sabbat, si iban mal…, Lucien me aseguró que se lo pensarían dos veces antes de ir a por mí, si sabían que él me respaldaba. Tendría que presentarme como descendiente de Remí, Luna debía seguir siendo un secreto para todos

El paso final del plan era lo que más me preocupaba, el gesto de confianza, que nos uniría como hermanos de sangre: Yo bebería la sangre de Remí y Lucien y ellos la mía, creando un vínculo entre nosotros. El hecho de que ellos bebieran de mi fue lo que me convenció

Nos separamos de Remí y Lucien pocas noches antes de que me separase de Luna


Mi Sire y yo nos separamos a la vista de las luces de ciudad
avatar
Musashi


Volver arriba Ir abajo

Re: Musashi: Reunión familiar

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.